00:33 - 04/17/2024

Croissant: Historia, Sabores y Secretos

Croissant: una exploración de su historia, sabores irresistibles y secretos culinarios que lo hacen único. ¡Acompáñanos en este viaje!

El croissant: un pan hojaldrado de origen austriaco con un toque francés.

Los croissants provienen de Austria y Türkiye. El precursor del croissant, el kipferl, fue un dulce que se originó en Austria ya en el siglo XIII. También se especula que el dulce tiene orígenes en el Medio Oriente, de las cocinas del Palacio de Topkapı en Estambul. Cuenta la leyenda que el croissant fue creado para conmemorar un hecho heroico que tuvo lugar en Viena en 1683. Los turcos otomanos intentaron invadir la ciudad y los únicos que se despertaron para escuchar a los invasores fueron los panaderos, quienes alertaron al ejército austríaco. Los turcos que huían dejaron atrás los granos de café, lo que llevó a la apertura del primer café en Viena por un oficial polaco de origen húngaro.



La historia

La primera aparición del croissant en Francia se atribuye a dos versiones diferentes. El primer croissant proviene de un funcionario austriaco y fundador de la Boulangerie Viennoise en París, por traer kipferl y otros dulces austriacos a Francia alrededor de 1839. La segunda versión afirma que la reina María Antonieta de Austria trajo kipferl con ella cuando se casó con el rey Luis XVI de Francia, y pronto fue adoptado y convertido en un croissant por los pasteleros franceses.

El croissant en otros países

El croissant ha tomado diferentes formas en diferentes países. En España, a menudo se sirve con una capa de azúcar y pasta de almendras, mientras que en Polonia se espolvorea con semillas de amapola para la festividad de San Martín. Es común en Estados Unidos encontrar croissants rellenos de jamón y queso o de espinacas y queso. En Argentina, los croissants suelen ser grasientos y cubiertos con mantequilla o manteca de cerdo, mientras que en Alemania suelen estar rellenos de mazapán o crema de chocolate. En Italia, los croissants se llaman “cornetti” y pueden ser simples o rellenos de mermelada, crema o chocolate, e incluso comerse como sándwich con ensalada, tomate, mozzarella y jamón.



La masa del croissant

La masa de croissant es un tipo de hojaldre llamado hojaldre de levadura o PLF. Tiene levadura debido a la adición de levadura y hojaldre debido a la mantequilla seca utilizada en la receta. Los franceses están muy orgullosos de sus croissants y han creado pautas para su producción para garantizar la autenticidad. Independientemente de sus orígenes y adaptaciones, el croissant sigue siendo un pan querido en todo el mundo. La clave para hacer un croissant perfecto es enrollar la masa, que es el proceso de doblar la masa untada con mantequilla para crear capas escamosas. Se estira la masa, luego se coloca una capa de mantequilla en el centro, y luego se dobla y se vuelve a estirar la masa. Este proceso se repite varias veces para crear el número deseado de capas, que pueden ser hasta 28.

Después de enrollar la masa, se le da forma de media luna y se hornea hasta que se dore. El resultado es un hojaldre crujiente con sabor a mantequilla, perfecto para el desayuno, la merienda o incluso el postre.

Croissant
Fuente: Canva

Croissant Perfecto

Hacer el croissant perfecto es una tarea difícil que requiere habilidad, paciencia y precisión. Para obtener la textura ideal, se necesita una masa perfectamente enrollada y hojaldrada, y la mantequilla debe ser de alta calidad, seca y fría, para crear la textura hojaldrada deseada.

La masa debe extenderse hasta un grosor específico y luego doblarse y enrollarse varias veces para crear las capas, lo que se denomina “enrollado”. A continuación, la masa debe dejarse reposar y leudar y luego hornearse a alta temperatura para obtener la corteza dorada y la textura hinchada característica.

Se necesita mucha práctica y habilidad para hacer bien cada paso, e incluso el error más pequeño puede arruinar todo el lote. Es por eso que los croissants verdaderamente artesanales son tan apreciados y buscados.

Croissant
Fuente: Canva

Ver otros artículos


FAQ – Preguntas Frecuentes

¿Cuál es el origen?

Provienen de Austria y Türkiye. Antes del croissant croissant, el kipferl, fue un dulce que se originó en Austria ya en el siglo XIII. También se especula que el dulce tiene orígenes en el Medio Oriente, de las cocinas del Palacio de Topkapı en Estambul.

¿Por qué se creó el croissant?

Cuenta la leyenda que el croissant fue creado para conmemorar un hecho heroico que tuvo lugar en Viena en 1683. Los turcos otomanos intentaron invadir la ciudad y los únicos que se despertaron para escuchar a los invasores fueron los panaderos, quienes alertaron al ejército austríaco. Los turcos que huían dejaron atrás los granos de café, lo que llevó a la apertura del primer café en Viena por un oficial polaco de origen húngaro.

¿Cómo se hace la masa?

La masa de croissant es un tipo de hojaldre llamado hojaldre de levadura o PLF. Tiene levadura debido a la adición de levadura y hojaldre debido a la mantequilla seca utilizada en la receta.

¿Cómo se crea la forma de media luna del croissant?

Después de enrollar la masa, se le da forma de media luna y se hornea hasta que se dore.


ARTÍCULOS RELACIONADOS

Más popular

>